jueves, 25 de abril de 2013

JUEGOS POPULARES: LOS ALFILERES

Juegos Populares es una sección en la que queremos rescatar los juegos de la infancia de nuestros mas mayores. Tiempos en los que no había dinero ni medios para juguetes y los niños se entretenían con un palo, un bote o unos simples alfileres. Tiempos en los que la imaginación era la protagonista de los momentos en los que los mas pequeños salían a jugar con sus amigos.
Imagen de web
"LOS ALFILERES"  es el juego destacado de hoy, también es conocido como "LOS BONIS" o "ALFILERES DE COLORES". 
Imagen de web
Los bonis o alfileres de colores, eran unos alfileres con una esfera de algún color. Algunos eran mas grandes que otros o mas "bonitos" con colores mas resultones y "valian" el doble. Es decir si apostabas uno de los bonitos, tenias derecho a llevarte dos normales. 
En los ejemplos hemos utilizado unos alfileres mas modernos, pero para que os hagáis una idea, esperemos que os sirvan bien de ejemplo.
Imagen de Leticia Torres
Muy popular entre las niñas, de hecho, nos atrevemos a decir que es el mas recordado entre las mujeres. Aunque era un juego donde los participantes eran casi siempre chicas, hay una variante en la que pedir ayuda a tu hermano o a un amigo, a veces, podría ser una buena idea para tener una mejor recompensa (luego lo veremos).

No solo se entretenían jugando, si no que también el hecho de confeccionar su propio acerico, se llevaba su tiempo. Lo hacían con papel de periódico y si tenian suerte con retales de algún traje de sus madre o telas sobrantes que se encontraban por casa. Para los y las mas jóvenes, un acerico es una almohadilla donde se clavan los alfileres o agujas, no falta en ningún costurero.
Imagen de web
Imagen de web
Hay varios juegos con los que se podían entretener con tan solo un puñado de alfileres de colores. Aquí os recordamos (o enseñamos) algunos de ellos:

- En el primer caso, las niñas buscaban una superficie lisa y cada una de las integrantes ponía su alfiler doblado. Una a una iban soplando para hacer cruzar dos alfileres, la que lo conseguía se los llevaba.
Imagen de Leticia Torres
Imagen de Leticia Torres
- Esta, es una variante de la anterior. La única diferencia es que en lugar de soplar, empujaban el boni con la uña. Solo un toque por turno. La finalidad es la misma, conseguir que dos de ellos queden cruzados.

Imagen de Leticia Torres
- Esta variante es en la que hemos dicho anteriormente que las niñas recurren a los chicos. Hacían un montoncito de arena y en el medio abrían e introducían los alfileres, tapaban los bonis y una a una lazaban una piedra. Los bonis que quedaban desenterrados pasaban a ser propiedad de la que lanzaba. 
Cuando veían asomar uno, para poder desenterrarlo, se ayudaban de otro.
Imagen de Leticia Torres
Imagen de Leticia Torres
Imagen de Leticia Torres
Imagen de Leticia Torres
Imagen de Leticia Torres

- Cuando solo estaban dos o tres, solían jugar a esta modalidad y la siguiente. De esta manera no tenían que apostar muchos alfileres, y si jugaban con mas gente, se hacía muy largo y aburrido mientras esperaban su turno. Consistía en dibujar un circulo y poner un boni dentro (el del rival) y la punta de otro (el tuyo) por debajo. Si conseguías sacar el alfiler rival del circulo solo tocando la cabeza de tu alfiler, era tuyo.
Imagen de Leticia Torres
Imagen de Leticia Torres
Imagen de Leticia Torres
Imagen de Leticia Torres
Imagen de Leticia Torres
- Y por último, con el que mas cuidado había que tener. Después de concretar el número de alfileres que se iban a poner por persona, se hacia un puñado, y se dejaban en una superficie lisa. Se pedía para ver cual era el orden de juego y se ponía la mano encima del montón. Todos aquellos que se te quedaban pegados en la mano, pasaban a tu acerico.
Se decía que según los alfileres que se te quedaran en la mano, era el número de novios que ibas a tener.
Imagen de Leticia Torres
Imagen de Leticia Torres
Imagen de Leticia Torres
Como podéis ver son diferentes modalidades de un mismo juego, en el que la finalidad era ganar los máximos alfileres de colores posibles.



Post realizado por Leticia Torres 

7 comentarios:

  1. Me encantaban los alfileres y debe ser un juego muy extremeño porque cuando me fui a estudiar la carrera a Madrid ninguna amiga que no fuera extremeña lo conocía, y no se creían que nuestros padres nos dejarán. Nosotros jugábamos mucho a punti o cabe, escondíasi un alfiler en la mano y tu contrincante tenía que adivinar si lo que tenías más cerca del dedo pulgar era punti, la punta, o cabe, la cabeza. Si lo adivinaba se llevaba el alfiler y si no tenía que darte uno. Más tarde se pusieron de moda unos botes pequeños de tupperware para llevarlos dentro y en la tapa pinchabas los más bonitos haciendo figuras geométricas. Me ha gustado mucho esta entrada. La comparto en Facebook. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los años 70 en Madrid jugabamos a los bonis, como les llamabamos aquí, es más, creo que lo que hacemos las madrileñas delante de San Antonio en la Ermita para saber cuantos novios ibamos a tener, es el calco del último juego que se ha referido que hacíamos las niñas con los bonis. Soy hija de extremeños.

      Eliminar
    2. En los años 70 en Madrid jugabamos a los bonis, como les llamabamos aquí, es más, creo que lo que hacemos las madrileñas delante de San Antonio en la Ermita para saber cuantos novios ibamos a tener, es el calco del último juego que se ha referido que hacíamos las niñas con los bonis. Soy hija de extremeños.

      Eliminar
  2. Me encantaban los alfileres y debe ser un juego muy extremeño porque cuando me fui a estudiar la carrera a Madrid ninguna amiga que no fuera extremeña lo conocía, y no se creían que nuestros padres nos dejarán. Nosotros jugábamos mucho a punti o cabe, escondíasi un alfiler en la mano y tu contrincante tenía que adivinar si lo que tenías más cerca del dedo pulgar era punti, la punta, o cabe, la cabeza. Si lo adivinaba se llevaba el alfiler y si no tenía que darte uno. Más tarde se pusieron de moda unos botes pequeños de tupperware para llevarlos dentro y en la tapa pinchabas los más bonitos haciendo figuras geométricas. Me ha gustado mucho esta entrada. La comparto en Facebook. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Hola me gustaria preguntar si alguien puede explicar como se doblaba el papel para hacer el acerico, gracias de antemano y saludso

    ResponderEliminar
  4. acerico de quinze años/su hermosura es una ,
    ya empezó a hacer el amor/ como una criatura.
    (Copla sefardí)

    ResponderEliminar
  5. Agujones los llamábamos en Valladolid a finales de los 70 con la versión montón de arena; solo conozco esa y jugamos niños y niñas juntos. Eran todos con cabeza de cristal de muchísimos colores

    ResponderEliminar